Hacienda Bolonia

Viñedo y olivar ecológico de la Vereda del Cerro Macho (Montilla, Córdoba)

El aceite de oliva virgen extra Mondelia, el vino dulce PX Filigrana y el vino nuevo de tinaja Hacienda Bolonia. Son los tres tesoros que nos ofrece la familia de Antonio Gálvez, Ángeles Criado y su hijo Fernando desde las tierras de la Hacienda Bolonia, a un kilómetro de la aldea Vereda del Cerro Macho entre Cabra y Montilla.

Hacienda Bolonia | Viñedo y olivar ecológicos de la Vereda del Cerro Macho, Montilla – Córdoba

El aceite proviene de olivos de la variedad picual y hojiblanco y han sido trabajados ya por tres generaciones de la familia. Hace diez años que se cultivan en ecológico y desde entonces, nos cuenta Antonio que “la producción ha subido. Los olivos están mejor que hace diez años, están mejor nutridos y no tienen enfermedades que a lo mejor sí que afectan a los que están en cultivo convencional”.

“El olivo es un árbol muy duro, si tú le tratas con su cobre y sus aminoácidos, y sobre todo, le abonas con estiércol, va a estar bien porque las plantas se nutren por el suelo, así que si tú tienes el suelo bien cuidado, no echas herbicidas y conservas una buena cubierta se mantiene muy bien”, explica Antonio, médico recién jubilado que ha tenido que formarse para llevar adelante la explotación.

Campaña de recogida de la uva en Hacienda Bolonia

Los olivos ocupan una parte de la Hacienda, la otra está dedicada a viña en espaldera de la variedad Pedro Ximénez con la que se elabora el vino nuevo de tinaja y el vino dulce Filigrana, reconocido con varios galardones como uno de los mejores vinos ecológicos de España.

“Estas tierras, dentro de la denominación de origen Montilla-Moriles son de primera calidad y aunque la viña en ecológico es más difícil de trabajar que el olivar, porque le acuden muchos hongos y enfermedades y hay que estar muy pendientes, ha agarrado muy bien y da unas producciones muy buenas”, asegura Antonio.

Lo más importante para la familia Gálvez Criado es ofrecer un producto de una alta calidad, pero siempre cuidando el medio ambiente: “No contaminar la tierra y ayudar a aumentar la biodiversidad del entorno con otros cultivos, como las plantas aromáticas o los árboles frutales, rodeando los caminos con otra vegetación para aumentar la población de insectos, las abejas…”.

Antiguo caserío de la Hacienda Bolonia

“La mentalidad ecologista es lo que nos mueve y luego, como consecuencia, los productos son muy buenos, elaborados con cariño y mucho mimo, y es importante también que se le saca un buen dinero”, añade Antonio quien se siente “cada día más contento” con la decisión de cultivar en ecológico.

En Hacienda Bolonia, además de la certificación oficial del CAAE, que la tienen desde el comienzo, recientemente han obtenido la certificación Bio Suisse para poder comercializar en Suiza y Centroeuropa y la certificación Kosher para hacerlo en Israel. Además, esperan en los próximos meses certificarse también con Demeter, una certificadora que acredita los cultivos producidos conforme a los principios de la agricultura biodinámica.

En la región donde estamos, “debido a la competitividad con otras marcas y a la falta de información, el consumidor parece no entender el precio de nuestro aceite o del vino. Pero cuando ya pasas de Madrid para arriba se empieza a valorar un producto diferente y de alta calidad”, detalla y se muestra optimista: “el futuro es amplio, la gente lo que quiere es un producto de calidad y que sea verdad lo que tú dices de cómo lo has hecho”.

Listas para el aceite Mondelia

Y aunque no es muy relevante su volumen de negocio con Subbética Ecológica, en Hacienda Bolonia tienen claro su apoyo al colectivo ya que creen que “es fundamental como aportación a que la gente consuma productos ecológicos. Subbética Ecológica además nos ayuda a difundir nuestro producto entre personas que piensan como nosotros. Es muy importante lo que están haciendo”, asegura Antonio.

Te acercamos la manera de trabajar, los valores y el espacio de los productores y productoras de Subbética Ecológica con el afán de estrechar vínculos, cultivar la transparencia y dar a conocer nuestra red.

Más de 500 soci@s integran la Asociación de Productores y Consumidores Subbética Ecológica, que desde el 2009 trabaja para fomentar y afianzar un desarrollo sostenible a través de la producción y el consumo ecológicos.

El alma de nuestr@s productor@s es una campaña que se ha realizado gracias a la colaboración de la Diputación de Córdoba.

La música del vídeo es autoría de David Szesztay bajo una licencia Creative Commons.

Desde el año 2017, NanoMundo trabaja con la Asociación Subbética Ecológica en la Campaña “El alma de nuestr@s productor@s”, una serie de cortometrajes documentales, reportajes en profundidad y colecciones fotográficas que dan cuenta de las familias productoras que integran este colectivo de producción y consumo ecológicos. Todo el material de este artículo forma parte de esa campaña.

Suscripción
Notificación de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments