Formación NanoMundo

Proyecto de Radio de la UFIL Cid Campeador

El Proyecto de Radio

Consiste en poner en marcha un taller de radio que se estima de una duración aproximada de tres meses con un encuentro por semana, dirigido a adolescentes con quienes abordar fundamentalmente el desarrollo de una recepción activa y crítica de la información mediática.

ufil
UFIL Cide Campeador de Madrid

Áreas temáticas relacionadas

Comunicación y Educación con Medios Audiovisuales.

Fundamento de la Propuesta

Los adolescentes son actores sociales críticos por naturaleza; con su familia, sus amigos, la sociedad en que viven y con su época; son propensos a aprobar y desaprobar rápidamente. Sin duda la adolescencia es la edad en la que el mundo puede ser mucho mejor o algo peor de lo que realmente es, los adolescentes en su mayoría aún carecen de la información necesaria para entender el entorno social en el que viven. Sin embargo, sobre todo a esa edad (también en la infancia), la pasividad al recibir información a través de los medios de comunicación es paradójicamente mayor. Son numerosos los factores que explican esa pasividad, muchos de ellos tienden a caracterizar la actitud pasiva como algo natural, baste decir que un niño generalmente no desglosa el contenido de un “dibujito animado” como tampoco se pregunta el adolescente quién eligió la noticia que llega a su televisor.

Grabación con el profesor Iñaki Eguiraun

Lo cierto es que los adolescentes al cabo de poco tiempo estarán enfrentándose con su vida adulta. Para ese momento será necesario que cuenten con herramientas que faciliten su desenvolvimiento y correcta actuación tanto en sociedad como en sus vidas privadas. En relación a ello, el taller pretende educar en la apropiación de esas herramientas mostrando un camino de discernimiento de la información mediática, entendiéndolo como parte de una formación más amplia y no como un hecho aislado. Luego dependerá de ellos, de lo que hagan o dejen de hacer con respecto a lo que consideren valioso, pero ya tendrán una capacidad mejorada para interpretar la información que proviene de la televisión, cine, radio, prensa, Internet y publicidades de todo tipo con un largo etcétera para cada área.

Hablo de capacidad mejorada y me refiero a que cada adolescente sabe que una noticia es una noticia, que una publicidad es breve y cuesta mucho dinero el minuto en pantalla y la mayoría supone que aquello que figura en primera página del diario debe ser más importante. Es un saber natural u ordinario, igualmente válido. Ese saber le ha sido otorgado a través del tiempo y la permanencia en una sociedad donde los medios juegan un papel muy importante. Mejorar ese saber es dar respuestas simples a preguntas que aún no se han formulado, precisamente porque los medios cuentan con esa pasividad, con ese no cuestionamiento de la mayoría de receptores y espectadores. Es decirles que cada información tiene un lugar de origen y que responde a diversos intereses; que se transmite de una manera determinada en función de lo que pretende y de las capacidades de los interesados; que al llegar a su destinatario pretende cambiar algo y no simplemente llegar.

El alumnado de las UFIL, del informe de Julio Rogero

El alumnado de las UFIL, del informe de Julio Rogero.

Las UFIL (Unidades de Formación e Inserción Laboral) van dirigidas a jóvenes en situación social desfavorecida que han abandonado el sistema educativo o están en vías de hacerlo y presentan un alto grado de absentismo.

Cuando se escolariza en esta modalidad de Garantía Social se utilizan los siguientes criterios: en primer lugar alumnos en medidas judiciales (un máximo de dos alumnos por aula), en segundo lugar los descolarizados procedentes de diversas entidades o tutelados por la Comunidad de Madrid o que acuden solos y, en tercer lugar, los escolarizados en aulas de compensación educativa o en IES que presentan riesgo de abandono por ser absentistas.

La finalidad del programa es educativa para posibilitar la inserción social y laboral de los chicos y chicas mediante la consecución de hábitos básicos y habilidades sociales, la capacitación en un oficio concreto y la mejora de su cultura general.

Estos alumnos son calificados como inadaptados, difíciles, díscolos, disruptivos y violentos. En su vida diaria, tanto en las relaciones con sus compañeros y, con frecuencia, con los profesores, muestran cierta violencia o unas relaciones conflictivas. No podemos decir que todos sean violentos o conflictivos, ni mucho menos. Es verdad que la mayoría están afectados por diversas problemáticas que requieren una atención relacional especial ya que la experiencia con la que llegan es de la conciencia de su propia problemática que les ha afectado en los estudios y en su paso por la escuela. Sólo algunos muestran tendencia a ser violentos si entendemos la violencia como “hacer algo con fuerza y exceso contra alguien” (Enrique Reguera 2003).

Hay violencias muy diversas en estos chicos. Sus causas son múltiples y están mezcladas. Unas son fruto de la frustración de una vida que se siente agredida, otras son fruto de la impotencia o de la prepotencia que les da el saberse más fuertes que otros en esa “lucha por la supervivencia”. Lo que es más claro es que toda violencia tiene detrás una biografía, personalísima e irrepetible.

Entre estos chicos hay algo común:

Una primera característica: sus intensas vivencias de frustración e impotencia, de no ser nadie, de inseguridad y soledad total, de desconfianza radical, de vivir siempre a la defensiva y a la contra, de vivir siempre con el instinto de conservación en estado de alerta. Por eso no es fácil influirles porque casi todo lo que hacemos hacia ellos les provoca desconfianza y resistencias. A veces cuando más quieres “ayudarles” o “intervenir”, mayor es su oposición.

Una segunda característica es que sus vivencias de impotencia se manifiestan como omnipotencia en forma de descaro y desafío.

Las UFIL (Unidades de Formación e Inserción Laboral) van dirigidas a jóvenes en situación social desfavorecida que han abandonado el sistema educativo o están en vías de hacerlo y presentan un alto grado de absentismo.

Podemos concluir que las características del alumnado vienen marcadas por proceder de contextos socio-culturales desfavorecidos con situaciones familiares muy problemáticas (desestructuradas). Presentan rasgos de escasa tolerancia a la frustración, fuerte rechazo al adulto y al sistema educativo. Se valoran muy poco a sí mismos y tienen clara conciencia de ser los fracasados. Presentan un gran rechazo a la norma impuesta. Tienen una gran carencia de habilidades sociales y grandes dificultades de relación con el otro y en especial con el otro sexo. Tienen muy poco trabajados los hábitos de atención, les cuesta mucho centrarse en la tarea por los pocos recursos cognitivos que han desarrollado y tienen una gran necesidad de resultados inmediatos y un estímulo valorativo positivo de forma casi constante. Son muy permeables a las modas sociales. A la vez son alumnos con grandes cualidades y valores. Son muy fieles. Reconocen la necesidad de que alguien les ponga límites. Poseen un gran sentido práctico y en la mayoría de los casos buenas habilidades manipulativas. Son muy sensibles al afecto y cuando se sienten queridos y valorados cambian con facilidad. Tienen un profundo sentido de la justicia y suelen ser muy sociables. La escuela no les interesa porque no trata cosas prácticas (quizás porque la escuela nunca se ha interesado por ellos). Las clases son aburridas, los profesores poco comprensivos y no ayudan a los que tienen problemas. Su experiencia es de relaciones muy negativas con los profesores.

Las características sociológicas en las que se desenvuelve su vida vienen marcadas por un medio en plena convulsión social y en plena transformación:

Proceden de los estratos sociales más desfavorecidos y, en muchos casos, marginales o con fuertes problemáticas económicas.
Espacialmente se sitúan en medios claramente desfavorecidos económicamente: barrios periféricos, hacinamiento en espacio familiar…
Con frecuencia viven situaciones familiares con problemáticas muy marcadas por el desafecto, al abandono, el conflicto.

Muchos viven situaciones de claro desarraigo humano: soledad, falta de referentes humanos y culturales, deslocalización de su identidad por la ruptura traumática con su origen, sobretodo en el caso de los inmigrantes (factor que ha aumentado considerablemente).

Creo que lo que más afecta a este alumnado es la caracterización con la que se les ha significado socialmente y de la que no es fácil salir porque es el estigma que la sociedad necesita para tener identificado el enemigo con el que enfrentarse y en el que poner la justificación para una sociedad que necesita tener controlados a los “malos” como referente de los “buenos”, de los bienpensantes y de los que tienen (tenemos) el éxito social como referencia. Desde esa perspectiva son una de las víctimas que el sistema social necesita para identificar al enemigo que hay que perseguir y del que hay que defenderse.

Son los marginados sociales porque se les ha ido configurando así desde que nacieron y se espera que sigan siendo así. Por eso se les califica de fracasados en el sistema educativo, de poco inteligentes o de desmotivados.

(Este análisis está tomado del documento elaborado por los propios profesores de las aulas de compensación educativa que incorporan al documento del profesorado de Garantía Social en enero de 2004)

Sobre los objetivos del proyecto

Sesión de grabación en la UFIL

Advertir al adolescente acerca de lo más básico del proceso de comunicación en los medios es ampliar la capacidad de discernimiento de chic@s con una edad promedio de 16 años. Esta tarea no solo es posible, sino que debería ser inherente al sistema de educación al que acuda cualquier persona a esa edad. En la mayoría de instituciones educativas se habla de comunicación como un mero producto de la interactividad de un emisor, un medio y un receptor, explicando el papel de cada uno; se ensayan sistemas de comunicación a modo de ejemplo; y por último se deja constancia de que existe una gran diferencia entre la comunicación individual y la comunicación colectiva. Es objetivo del taller lograr que los adolescentes tengan más conocimientos útiles acerca de los medios de comunicación de masas.

Objetivo General

El objetivo general de este proyecto es que el alumno aprenda, gracias a las actividades del taller de radio, a desarrollar su capacidad de discernimiento de la información que recibe de los medios de comunicación.

Objetivos Específicos

  • Lograr que el grupo se convierta en generador de información que efectivamente será trasmitida. En el caso que nos ocupa, el medio será la radio y el público un grupo numeroso de personas (la sociedad con acceso a Internet), conformado en primera instancia por los compañeros en la propia escuela.
  • Llevar al grupo a lograr una manipulación real del medio: la radio.
  • Posicionar al grupo tanto como emisores como receptores de la información, potenciando el nivel de análisis en ambos casos.
  • Elaborar conclusiones como parte del proceso de aprendizaje.
Mensaje de los tutores

Mensaje de los Tutores

Hola Toñín, hola Dany, Almudena, Yolanda, Conchi, Moha, ¿qué tal Isma, Javi?, hola Silvia, Muna. Antes que nada quiero decirles que para mí ha sido un gusto, un placer, un juego tremendamente bonito el haber compartido con ustedes el Taller de Radio.

Creo que todos pensábamos que no íbamos a hacer mucho, que el Taller de Radio duraría lo que tiene que durar y que luego plaf. ¿Que más da? Pero a ver, ¿qué cosas hicieron? Me da curiosidad saber si es poco o mucho lo que se hizo.

Haciendo un repaso hicieron más o menos lo siguiente, y luego me gustaría que digan si es poco o mucho:

Sin duda tienen un motivo o una razón más para que se vean a sí mismos, y se vean muy capaces de hacer lo que necesiten para estar mejor. Y ese estar mejor siempre tendrá que ver con el personaje inventado o no, que puede ser cualquiera.

Sin darse cuenta se han puesto en el lugar del otro, sin darse cuenta Muna fue Tonín, y Silvia fue Ismael. Yo creo que es muy importante esa capacidad de ponerse en el lugar del otro, esa capacidad de ver las cosas desde otra visión. Y ya van dos.

Cuando ustedes escribían, porque el profesor Iñaki les pedía que lo hicieran, cada uno escribió lo que quiso y alguno no lo hizo. Cada uno buscó en su memoria, en su imaginación, lo que quería escribir en ese momento. Cada uno dejó de escribir otras cosas, y hay muchas más que no imaginaron ni recordaron. Es decir, ustedes decidieron qué cosas diría nuestro personaje. Y ese personaje, se sabe, pudo haber dicho otras cosas, pudo ser otro, pero no, es ese que ustedes crearon, ese que hicieron.

Tengo la impresión de que todo lo que han escrito y luego grabado, fue sacado de vuestra memoria, que muy poco fue inventado. Entonces pienso que cada uno miró por un momento sus experiencias de vida. Pero más allá de eso, me parece importante también la forma en que miraron. Y siempre que miramos lo vivido, algo puede hacer que estemos un poquito mejor. Y estoy convencido de que ustedes supieron mirar.

Con Iñaki y conmigo hicieron un trabajo que ahora es de ustedes. Cada uno hará algo con ese disco, siempre podrán buscar una copia si llegan a necesitarla. Es parte de la responsabilidad que tienen en manos.

Los diez han compartido algo muy bonito y actuaron como un grupo, cada uno fue parte de un mismo proyecto, y lo hicieron bien.

Ahora, cuando vean una noticia en la tele, cuando escuchen a un locutor en la radio, cuando vean una foto en el periódico, cuando vean una peli, cuando lean esta carta que les escribo, van a saber que toda la información que les llega, o casi toda, ha sido escogida, se seleccionó lo que se les dice, se ordenaron las ideas antes de mostrarlas. Luego se van a olvidar de la película, de la tele, de apagar la radio y tal vez no recuerden, pero se podrán escuchar dentro de unos años. Y si eso ocurre, me pregunto ¿qué recordaran?

Entonces, ¿es poco lo que hicieron?

Solo una cosa más, y es darles las gracias por confiar tanto en Iñaki como en mí, les agradezco que sigan creyendo en lo que hacen, o al menos que intenten creer en lo que son, porque son buenos chicos, porque yo a la edad de ustedes, no era muy distinto. En las primeras clases yo les mostré un pedacito de película, me hubiera gustado mostrarles más cosas, pero no fue posible. Pero, ¿por qué lo hice?

Porque quería que ahora recuerden esos pedazos de película, y me digan ¿cómo fueron hechos, quién hizo qué película? ¿Qué quiso decir? ¿Por qué entendí esto, en vez de entender otra cosa? Parece complicado pero es muy simple. Nuestro personaje es ese que no se calla y dice muchas cosas importantes porque fue hecho por ustedes.

Y no se preocupen ahora por la música que suena, ni por como quedaron todas sus voces juntas. Cada uno sabía que el personaje tendría de 0 a 6 años, que luego llegaría a los 12, que pronto sería de la misma edad que ustedes. Y todo lo que escribieron o grabaron quedó como ustedes lo dejaron. El profesor Iñaki y yo dejamos que fueran ustedes quienes ordenaran el trabajo, pero claro, estuvimos con ustedes.

Bien, no provoquen corto-circuitos ni pinten de verde el pelo de una señora mayor, ni corten un dedo haciendo la manicura y procuren no serruchar el remo. Me llevo con cariño el recuerdo de lo compartido entre todos. Nahuel Staudacher.

Metodología de trabajo

La metodología de trabajo se basará en un abordaje dialéctico sobre la cuestión. Una de las principales característica de este método es que considera a los fenómenos sociales siempre en movimiento. Estos fenómenos están sujetos a contradicciones y a una evolución y desarrollo continuos, razón por la cual serán estudiados en su relación con otros fenómenos, estos también susceptibles de cambios. La realidad en la que se desenvuelven los fenómenos sociales es una realidad siempre inacabada.

El objetivo general trazado y los objetivos específicos se corresponden con la definición de las siguientes etapas del proceso de trabajo:

Acercamiento al medio

Sesión de grabación.

Durante los primeros encuentros el taller de radio se irá presentando (ver y oír diversos materiales: radio, fragmentos de película, publicidad, Internet, etc.) mediante la elaboración de un proyecto a seguir, o lo que vendría a ser lo mismo, mediante la elaboración de un guión no determinante pero del que se deberán respetar hasta el final los lineamientos básicos establecidos en el aula.

Los talleres de radio adquieren una orientación más documental que ficcional (relativo a la ficción, invención – RAE), donde la línea que separa lo objetivo de lo subjetivo es realmente más fina de lo que nos imaginamos, esto no quiere decir que se ignore la preferencia del grupo a otro tipo de narrativa, sino que simplemente se propone el género documental como el más deseable.

En esta etapa los alumnos escucharan trabajos realizados por otros grupos (compañeros o ex-compañeros) y serán receptores activos de trabajos audiovisuales: publicidades, fragmentos de película, etc. Se elaborará una crítica de esos trabajos y el grupo procurará llegar a una reflexión acerca del mensaje y su forma de actuar. A medida que el guión se vaya elaborando también se irán construyendo sus posibilidades de ejecución, que siempre serán mínimas y factibles: un plan de grabación, las herramientas necesarias y el posterior tratamiento de las señales de audio grabadas.

Manipulación del medio

Una vez que los alumnos hayan elaborado el guión (insistimos en que el guión puede ser modificado en cualquier momento las veces que sea necesario ya que cada modificación es una práctica más), con la ayuda docente mínima necesaria, se dará comienzo a la fase de grabación de acuerdo a un plan trazado (desglose de producción: no es necesario que los alumnos lo entiendan como tal, para grabar nos organizaremos y esa organización responde un desglose de personas, tiempos y herramientas), que contemplará al menos una voz por cada participante. Esta instancia constituye el primer contacto directo con las características propias del medio (micrófono, soporte de grabación y altavoces), aprenderán a modular la voz o a vocalizar mejor, actuar con la voz, aprendizaje que será menor y aproximativo. (Cabe decir que la radio, a pesar de excluir objetos visuales, a través de ruido, silencio, música y palabra es capaz de suscitar todo tipo de imágenes).

El grupo podrá percibir como el material grabado empieza funcionar como un mensaje a través del montaje (edición o mezcla). De ser posible sería enriquecedor que los mismos alumnos acompañaran el proceso de edición, pero ello implicaría una formación más específica que este taller no pretende abarcar.

Es importante que los alumnos noten que el material grabado corres- ponde al guión propuesto y expongan sus ideas al respecto, ya que el material grabado irá tomando cuerpo de mensaje, donde las partes empiezan a cobrar sentido, igual o parecido al pretendido en el guión.

Por otra parte, durante esta etapa se analizarán las semejanzas y diferencias con respecto a la idea que se persigue. En el montaje del material sonoro el grupo participará desde una posición crítica, es el momento en que empiezan a dejar el rol generador para trasladarse al otro extremo de la cadena de comunicación, el más habitual para ellos. Se habrán propuesto contar una historia o generar una información y deberán saber hasta qué punto el material dice la verdad, hasta qué punto informa o desinforma, miente o entretiene. Este será el momento adecuado para hablar sobre qué es objetivo y qué no lo es. También se prevé que para esta etapa el grupo haya llegado a algunas conclusiones que luego contrastarán con las que adquieran al escuchar el trabajo ya terminado.

Testimonio de una estudiante

“Hola, gente, os voy a contar lo que hice en el taller de radio. Al principio no quería estar en radio, prefería estar en el periódico pero al final me acabó molando porque era divertido contar una historia sobre tu vida y luego mezclarla con la de los demás, nos quedó muy curiosa. Teníamos que escribir lo que nos pasó de 0 a 3 años, luego de 3 a 6, de 6 a 12 y de 12 hasta la edad que tenemos, veíamos películas con una música que era muy fea y no lo soportaba, pero la veíamos para guiarnos en lo que íbamos a hacer.

Lo más difícil fue empezar a grabar por la voz de niña que tengo -¡qué vergüenza pasé porque todos me escuchaban y yo no!-, me asustaba que la escucharan y se rieran pero, al final, lo superé igual que Conchi a la que también la daba un poco de vergüenza.

A mí me gustó bastante el taller, sólo que el problema era grabar, luego quise repetir pero no pude. A quién le guste la radio os aconsejo que os apunteis porque os vais a reir con las historias que conteis y a la hora de grabar también.” Carolina.

Recepción del mensaje

En la etapa final contemplada en este proyecto el grupo realiza una escucha conjunta del trabajo realizado, para ello podrán invitar a sus compañeros. Se evaluará si realmente dijeron lo que querían decir; si el efecto en los oyentes y en ellos mismos al escuchar el material era el que esperaban. Es decir, se abrirá un espacio para plantear interrogantes, prácticamente las mismas que se han efectuado al comienzo del taller. Se hará especial hincapié en los elementos del mensaje que correspondan a una mentira o fantasía, interrogándonos acerca de su credibilidad.

__________________________
Cada alumno se quedará con una copia del trabajo realizado y el mismo estará disponible para el que desee una copia. Eso permitirá a quienes conserven el material, en otro momento de sus vidas, realizar un ejercicio de memoria que seguramente les llevará a planteamientos que están más allá de lo que aquí nos proponemos.

Solo queda agradecer la dedicación, generosidad y entusiasmo de ese gran maestro que es Iñaki Eguiraun, quien se responsabilizó de esta iniciativa desde un primer momento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *