Un rato con Sabina

A mí me gustaría seguir amaneciendo en los bares pero prefiero ser un cantante vivo a vender discos póstumos. Así que hubo un momento en que no tuve más remedio que levantar el pie del acelerador y pensar que la vida merecía la pena vivirla cuidándose un poquito.