Fifiriche

“La propuesta surge de la certeza de que particularmente en los países andinos, en la calle, en la tienda de barrio, en la cantina o en la farmacia, se cuentan historias divertidas o trágicas o divertidas y trágicas, que merecen ser preservadas tanto por su función lúdica como por su peculiar profundidad cultural”. Mauricio Samaniego.